Skip to content

Con la fuerza de la palabra escrita

Lidia Argüello y Ana Laura Arellanes

5 estiramientos para cuando pasas todo el día sentada

Silvana Becerra Tavano

Tener flexibilidad es algo esencial para el cuerpo humano, -no solo para hacer posturas padrísimas de yoga-, sobre todo para realizar movimientos de diario y no lastimarte. El pasar todo el día sentado reduce esta flexibilidad, además hace que tus músculos se sientan tiesos y duros, sin contar que la circulación también se ve afectada. Si te ha pasado que te levantas y sientes que tus piernas, están rígidas o te pesan, es momento de hacer estos estiramientos todos los días.

Tip extra: Puedes dar un pequeño masaje suavemente con tus puños en cada área de tu cuerpo mientras mantienes una posición, de esta manera ayudarás a reactivar la circulación y drenar los tejidos, lo cual también puede reducir la celulitis.

Glúteos: Recuéstate en el piso, dobla una de tus piernas hacia el pecho, con la rodilla abierta de lado. Apunta la pierna que quedó estirada hacia el techo, apoyando el pie de tu pierna doblada en ella. Toma tu pierna estirada por la pantorrilla y jálala despacio. Mantenlo por 10 segundos y cambia de lado. Si no te puedes acostar, de pie, solo jala una rodilla a tu pecho.

Espalda: Colócate de pie y entrelaza tus manos por encima de tu cabeza para jalar los brazos hacia el cielo mientras te paras de puntitas. Trata de estirar desde las manos, pasando por toda la espalda hasta las piernas. Este estiramiento también los puedes hacer mientras estás sentada. Permanece en esa posición por 5 segundos, descansa y repítelo.

Piernas y brazos: Sentada en el piso con las piernas estiradas hacia el frente, estira tus brazos sin jorobar tu espalda hasta tratar de tocar tus pies. También lo puedes hacer de pie, y si quieres una variación, lo puedes hacer con las piernas abiertas. Mantenlo por 10 segundos, descansa y repítelo.

Cadera y glúteos: Siéntate en posición de mariposa con las piernas dobladas y abiertas a los lados. Lleva tu espalda hacia el frente y trata de pegar el pecho a tus pies. Si no llegas, puedes hacer pequeños rebotes con las piernas para cada vez abrirlas un poco más. Manten la posición por 10 segundos, descansa y repite.

Publicado en Hola